Friday, October 28, 2005

Dos almas


Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se encarnan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan, se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se envarcan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehuyen, se evaden y se entregan.
OLIVERIO GIRONDO

Wednesday, October 26, 2005

Magdalitas


La sonrisa que ponen cuando saben que van a follar con un tipo que apenas conocen, que pesa el triple que ellas, que huele mal y además supo ser rudo pero cortes en el corto cortejo entre el "cuanto" y el "que incluye" .
La mueca incrédula de "no te creo que por atrás no quieres".
(Cortesía de Perverso Kaizen)

Nosotras



Somos un baile alado, un cosmos bañando pieles
Somos una mirada desgastada tras la espalda
Un par de frutas sedientas
El amor roto, el amor sangrado
Lo prohibido y lo profano
La sed en dos bocas
Dos hábitos rodando por el piso

Tuesday, October 11, 2005

La rubia y la barra

(Primer round)
El olor siempre se me hizo una mezcla de eucalipto, húmedos resabios de cuerpo, mas un toque de azafrán y alguno que otro polvillo pegajoso merodeando el aire. Cuando llegaba, las luces me bañaban la cara como telarañas brillantes y el vocerío era una onda borrosa aguda de risas lisérgicas. El ambiente se me antojaba bizarro, pueril, libertino, grandiosamente intoxicante para mis sentidos. Recuerdo una imagen en la película de Oliver Stone sobre los Doors. Morrison llegaba a la bacanal fiesta como en un sueño, completamente dopado y con una sonrisa idiota en la cara, mientras recorría el lugar los rostros se le agolpaban y alejaban como mirándolos a través de un ojo de pez y la música de Lou Reed, agujas picando la corteza endurecida de una postura en un mundillo fashion carente de ideas pero rodeándose de los iconos pop para de este modo quizá capturar ciertos dones. Recuerdo al menos que lo entendí de ese modo o algo así, pues mientras transcurría el film un vino oporto era el encargado de entumecernos y mecernos en sus brazos, hablo en plural porque compartía el momento y la vid hecha sangre con mi mejor amigo. Como sea, el asunto es que yo me sentía igual entrando a este club nocturno; la sonrisa idiota y los ojos endurecidos, vivos como una llama crepitante en forma de lengua por el espectáculo de seducción, las lentejuelas, aceite en la piel y el baile exótico e hipnótico. Ella estaba sobre la barra con una perfomance del baile de los velos, podía ver su piel blanca levemente bronceada a través de la gasa transparente, sus muslos contorneados y firmes, el vientre elástico y marcado, los senos pequeños en punta sujetos por un brasier de perlas, cabello rubio, rostro delicado casi infantil, no medía mas de 1,65 mts. Bailó largamente como una cobra encantada, liberando sus pezones rosados, dejando volar las gasas frente a nuestros ojos, desnudando su piel dorada entera para erizarnos hasta la médula, sentía su sabor en el aire merodeando mi boca como pétalos rojos. Las luces hacían de su cuerpo una playa mojada de intensos colores, su mirada desafiante se perdía entre los párpados y la música devoraba su cuerpo entre acordes filosos. Sus manos se elevaban y entrelazaban como dos peces para luego recorrer su cuerpo en una caricia eléctrica, pellizcando ligeramente los pezones, recorriendo su cintura dando brincos hacia el vientre, adentrándose al monte púbico invisible que aun guardaba la diminuta lencería. Esto último voló como una vela al viento dejando libres la curvatura encendida de sus nalgas y el vello perfectamente recortado y castaño entre sus muslos, abrió las piernas en un arco ilusorio descubriendo su vulva tibia como una fruta madura. El baile se hizo frenético pero cadencioso, el cuerpo se arqueaba como una barra de metal caliente, el contorneo de su cadera nublaba mi visión afiebrada, se tendió en la pasarela sepia y gastada con los senos trémulos apuntando las luces mientras sus manos protegían como una concha el sexo desnudo, sus piernas se abrían y cerraban rítmicamente como tenazas doradas atrapando caricias.
...continuará

Wednesday, October 05, 2005

Sábado


Huir de la fatiga, del stress azul, zambullirse en la noche, en la nada, en la frivolidad, desperezar mis sentidos, nadar en mis hormonas, sentirme pubis y terminación nerviosa en óvalo de cúpula almidonada. Mientras las luces se comen la mitad de mi cerebro, olfateo el aire; perfumes y secreciones, ritos y banalidad, posturas gélidas y otras transhumantes. Tornarse irresponsable en fin de semana; ¿quien asevera tal desfachatez?. Es una responsabilidad extrema el acto que conlleva al deseo y culminación de los efluvios corpóreos y la danza necesaria en el previo hipnotismo de las sutilezas y la apenas sensación de roce en la piel escogida; el goce de la palabra y las frases con dardos de miel y mezcal. En fin de semana salgo armado y desprovisto de escrúpulos, me dejo guiar por donde el sudor es una seducción, por la carretera de ojos, por los jeans desteñidos que guardan sedosos muslos o quizas disfrazados vellos pero al final no importa.
Tengo la necesidad de ser frivolo, de hacerte creer mis argumentos, de apagar tus temores y distraer a tu "diablo guardián".
Y mientras me dejo seducir por la noche, las luces y tus caderas apretadas no pienso en ti realmente y me preocupa no poder dispararles a los bastardos de siempre que se comen nuestro espacio a pedacitos. Henry, dejo que lo digas como siempre lo dijiste.
" Laura, la ninfómana, baila la rumba, con el sexo exfoliado y retorcido como la cola de una vaca.La danza del sábado por la noche, la danza de melones que se pudren en el cubo de la basura, de moco verde fresco y ungüentos viscosos para las partes tiernas. La danza de las máquinas tragaperras y los monstruos que las inventan. La danza de los revólveres y los cabrones que los usan. La danza de la cachiporra y los capullos que golpean sesos hasta convertirlos en un pulpo de pólipo. La danza del mundo del magneto, la bujía que no hace chispa, el suave zumbido del mecanismo perfecto, la carrera de velocidad en una plataforma giratoria, el dólar a la par y los bosques muertos y mutilados. El sábado por la noche de la danza vacía del alma, en la que cada bailarín que brinca es una unidad funcional en el baile de San Vito del sueño de la tiña.Laura, la ninfómana, esgrimiendo su vagina, con los dulces labios de pétalo de rosa dentados con garras de rodamiento de bolas y culo como una articulación de rótula. Centímetro a centímetro, milímetro a milímetro empujan por la pista el cadáver copulador. Y después, ¡zas!. Como si desconectaran un conmutador, cesa la música de repente y con la interrupción los bailarines se separan, con los brazos y las piernas intactos, como hojas de té que bajan al fondo de la taza. "
(fragmento del libro "Trópico de Capricornio" de Henry Miller)

Una charla con Balaila



Noche en La Paz, viernes de frío y lluvia, entonces apareciste, ahí de algún rincón de uno de tus cuadros de Klimt, mirando de reojo al pasado en cada tecla acariciada por tus manos, gracias por tus palabras y por esta charla

Un beso a ti Balaila

Hola, como andas, te anduve buscando quiero que escribas algo, nos hará bien a ambos

Wait, si lo haré... pero hace tanto que no escribo para publicar que me da fiaca mental.
Esta mañana me he despertado pensando en algo, lo que pasa es que aquí el día a día te come las ideas, pero es un reto lo haré.

Hazlo o mandame algo antiguo que tengas, para leerte Balaila como en viejas noches de marzo del 96. Aunque sería lindo algo nuevo, con tu visión de mujer en los treinta..

Mujer ardiente en los 30 dirás

Exacto de mujer ardiente de labios fuego y pechos miel

Bueno, en realidad de mujer de luto fiel, sin tu pedirme, sin yo querer

luto fiel...suena bien

Si ese el título de eso que me anda dando vueltas desde esta mañana. A ver si lo termino, pero cada vez que lo pienso y lo quiero escribir me duele, porque es así: estoy llevando un luto fiel que no quiero, que nadie me pidió y que existe y no basta.

Esta bien pero no tan melancólico, que tu historia cuente de lo que pasa estos días con tu piel y el tacto, tal vez del origen del luto.

Mejor de un placer ausente, de orgasmos mentales que no satisfacen.... de manos como palomas blancas sobre mi vientre....y, de manos de luto con plumas negras y ásperas...en fin de todo eso y nada, escribiré en mis sábanas luego en tu lienzo de este poco de aire retenido en el pecho y quizas me pueda salvar si se convierte en letras.

Cuentame de aquel luto que seca labios

¿De cuál de aquel que derrite tu imagen? ¿Cómo la burda imitación de una obra de arte? que no alcanzó, que fue poco, ¿Cómo un día sin horas?. ¿Cómo un Todo Santos de madera?, perfecto a la vista, insípido al tacto, grotesco a la lengua.

Yo sobrevivo escribiendo

Ves estás en otra, siempre jurándote el hoyo del queque. Te hablaba de mis lutos y tu ahí clavado en yo, yo, yo, no cambias eh?

Mi sexo convertido en muñeco de plástico, colorido, aún suave y frío es lo que decía

Si y yo acá hablándote de mi mismo, lo siento hay cosas que permanecen iguales entre ambos, por eso la historia se rompe cada vez que la volvemos a pegar, ¿no tienes "la gotita" para el alma?

Sea como sea, ya lo sabes las puertas, todas están abiertas a tus letras

No sé, tal vez prefiera no tocarlas, ya fueron abiertas por ti con aires de embrujo, ahora cierralas es mejor. Cuando purgue el luto y moje con mi piel cada palabra te lo haré saber. Eso sí juts between us…as always and Say no more please!!

Vuelve, balaila, me hará bien leerte
Yujuu….ey estas??

Balaila (JS) can´t not reply because his or her status is set to offline

Tuesday, October 04, 2005

La Mesa

"Me falta una mujer, me sobran seís tequilas"
Joaquín Sabina

Habíamos consumido hasta la última gota de insomnio, jugando con esa vieja botella de tequila, entregándonos al baile orgiástico del gusano, a la furia golosa de reposar en el fondo del mezcal. “Bebo para ahogar las penas, pero las muy malditas saben nadar” cantaba la Frida, bebo por que me escuece la lengua y punto carajo! Salud.

Tu allá, celebrando a carcajadas el último encuentro con la furia, yo simple y firme en conjurando fantasmas, dibujando la forma de su sonrisa en la mesa, su mandíbula burlesca en la madera.

Poco a poco seque sus poros, disfrutando la gula en su pubis de sandía, mientras mi tacto seco escurría por sus pezones.
Tomé un trago, mordí al Gusano y le di el beso más largo que guardaba en la boca. De golpe, resolví el asunto e hice que su risa volará por aire

Al día siguiente, en un viejo departamento, se encontró el cuerpo sin vida de Magdalena Ríos, murió de un golpe seco, se encontraron varías astillas de la mesa en su mandíbula destrozada.

Saturday, October 01, 2005

El lecho rojo (The red Chamber)

Gracias Mariana por este poema...lo colgué del blogg sin tu permiso

Un beso



El lecho rojo (The red Chamber)

La reina, la geisha
Los caracteres dorados sobre satén intenso
y negro
La cara pálida
El dragón que se avecina
El relámpago, la llama

En la alcoba
Lengüeta que brilla y desaparece
Sobre el lecho
Ya se aproxima

La dama espera, altiva tras abanicos
Estancias de papel,
adornos
El dragón repta por el piso

Llega.