Thursday, December 15, 2005

El hombre sentado en el pasillo (Fragmento)


Él espera. Ella devuelve su rostro a la sombra con los ojos cerrados y a su vez espera. Entonces, a su vez, él lo hace. Lo hace primero encima de la boca. El chorro se estrella en los labios, en los dientes ofrendados, salpica los ojos, el cabellos y luego baja por el cuerpo, inunda los pechos, lento ya en el fluir. Cuando llega al sexo se renueva, se estrella en su calor, se mezcla a su leche, espuma, y luego se agota. Los ojos de la mujer se entreabren sin mirada y vuelven a cerrarse. Verdes.

Marguerite Duras (1914-1996)

3 Comments:

Blogger AkashA DulcineA said...

Hummm, me cautivan los ojos verdes, quizás cambiaría un poco el texto para adecuarlo a lo que deseo para mí, incluyendo un beso tan sublime como el de Rodin.

Saludos electrificados.

12:29 AM  
Anonymous PERVERSO KAIZEN said...

DELICIOSO PUDE VER ALGO MUY SIMILAR ESTE FINDE SEMANA EN SAN MIGUEL ... Y SUS OJOS ERAN CAFES Y SU LECHE ARDIA... SIMPLEMENTE NO PUDE PARAR...

12:34 PM  
Blogger El Duende Mestizo said...

Muy buenas palabras, hacen estremecer el alma, cuando se piensa algo asi.

5:46 PM  

Post a Comment

<< Home